Menú Menú

“Hygge”: El placer en las pequeñas cosas.

Lifestyle / 8 julio, 2020 / 5 minutos de lectura

Escrito por

Valentina Leiva

“Hygge”: El placer en las pequeñas cosas.

Imagínate de pronto en pleno invierno. La temperatura a niveles muy bajos. Llevas puesto tu suéter regalón, ese que te abriga harto y te queda fantásticamente cómodo, te acabas de hacer una taza caliente de tu bebida favorita y estás de camino a acurrucarte cual oruga en las sábanas de tu cama a retomar la lectura del último libro que te compraste, mientras escuchas la lluvia torrencial que cae afuera y pega contra tu ventana. 

¿Reconoces la sensación que te invade con escenarios como ese? Agradable, ¿cierto? Bueno… Hoy venimos a contarte que aquellas sensaciones tienen nombre y definición: Es el “hygge”;  la felicidad y el placer en las pequeñas cosas. 

Probablemente no habías oído hablar de este concepto antes (y si lo hiciste, ¡genial!), por eso te contaremos un poco más de qué se trata este estilo de vida.

Raíces del hygge: ¿de dónde viene?

El concepto “hygge” nace nada más ni nada menos que en el país que se posiciona en el primer lugar dentro de la carrera hacia la felicidad: Dinamarca. 

¿Cómo lo logran? Se preguntarán. Bueno, gran parte de este éxito en su calidad de vida se debe particularmente a este interesante concepto. 

“Nyhavn” paseo en Copenhagen, Dinamarca.

Dinamarca, geográficamente, es uno de los países con los inviernos más largos, fríos y oscuros del mundo. Puede durar de octubre a marzo, y los días se hacen incluso más cortos. Con un contexto como ese, ¿cómo podrían ser las personas más felices? La adaptación del humano a entornos y situaciones extremas es increíble. La clave para sobrellevar una desventaja física y situacional: El desapego de lo superficial y el potenciar la convivencia social. ¡Así es! Ese es el secreto para calentar cuerpo y alma. Esa es la base del hygge

Estas características de la comunidad danesa indican, por lo tanto, que la felicidad se encuentra esencialmente en tus habilidades sociales y en el sentirte parte de un círculo cercano e íntimo de personas de confianza. Éstos siendo por ejemplo, tu familia, tus amigos de la infancia, los colegas del trabajo, tu grupo de taller, etc. 

¿Qué relación tiene esto con el hygge? Es simple. La sensación del hygge florece la mayoría de las veces en ambientes de esparcimiento, unión y entrega a un otro que amamos (incluso nosotros mismos). Por eso, el hygge es un indicador de satisfacción para la mayoría de las reuniones sociales danesas.

Hygge como un estilo de vida.

Lo que es y defines como hygge va a ir siempre de la mano con un sentimiento de agrado y dicha. 

¿Cómo puedo entonces implementar esta palabra en mi vocabulario? Pues “hygge” puede ser tanto verbo como adjetivo; algo puede ser “hyggelig(t)” como: “¡Ha sido muy hyggeligt pasar tiempo contigo!” “Tu dormitorio es tan hyggelig, me gusta”. 

¿Lo van reconociendo? ¡seguro lo has experimentado! Por eso a continuación y para ayudarles a entender mejor este hermoso concepto, presentamos una lista breve de pequeñas situaciones “hyggelig” y “uhyggeligt” (antónimo).

  1. Armar con tus propias manos un regalo o carta para alguien que estimas mucho y luego ir hasta él/ella para entregárselo en persona: hyggelig. 
  2. Encontrarte solo/a en una calle oscura y pasando frío en la noche, desprotegido/a y lejos de casa: uhyggeligt. 
  3. Cocinar tú misma/o el pancito amasado para la once que luego comerás calientito mientras compartes con tus seres queridos: hyggelig.
  4. Subir al transporte público, no tener espacio suficiente para poder desplazarte y recibir empujones todo el camino: uhyggeligt.
  5. Acostarte en la cama a ver una maratón de tu serie favorita mientras disfrutas de la pizza que acaba de llegar a tu casa calientita: hyggelig. 
  6. Permanecer encerrado en casa por el confinamiento y lejos de tus seres queridos: uhyggeligt. 
  7. Poder reencontrarte con tus amigos en una videollamada de fin de semana después de horas de clases/trabajo para compartir risas y anécdotas de infancia: súper hyggelig.

¡Es sencillo de entender una vez que lo vives! El hygge en conclusión, son los momentos en donde pequeñas y cotidianas cosas pueden lograr hacernos muy felices. 

Por eso los invitamos a experimentar este estilo de vida y llevar un nuevo concepto a la práctica. Analízalo en tu rutina, en tus acciones, o en tus fines de semana.

¿Qué cosas que realizas te hacen sentir el hygge? ¿quiénes te ayudan a vivir esa emoción? Quizás, ¿hace falta más hygge en tu vida? Empieza hoy y cultiva tu vida de estos pequeños momentos que te llevarán a alcanzar tu propia felicidad. 

LASTEST Articles