Menú Menú

Adiós a las personas tóxicas

Lifestyle / 27 junio, 2019

Adiós a las personas tóxicas
Personas tóxicas

Seguro que has oído hablar de las personas tóxicas, esas personas que provocan en ti estados emocionales negativos y que, con sus palabras y actos, acaban afectando a tu autoestima y te hacen sentir incapaz en cualquier proyecto que emprendas. 

Si permaneces con ellas mucho tiempo, acabas teniendo relaciones tóxicas.

Pero, cómo terminar las relaciones con personas tóxicas que están afectando de manera negativa en tu vida y despedirte de ellas definitivamente?. Claramente no es un camino fácil.

Detecta las relaciones tóxicas que tienes a tu alrededor

El primer paso para poder terminar con las relaciones o personas tóxicas es saber qué tipos de personas tienes cerca y darte cuenta de manera consciente qué tipo de relación mantienen contigo. Y debe ser de manera consciente porque mucha gente no se da cuenta que está manteniendo relaciones tóxicas con ciertas personas, es posible que estén siendo manipuladas o no tengan el suficiente pensamiento crítico para ver desde fuera el tipo de relación que mantienen.  Muchos hemos tenido amigos o amigas con los que, al cabo de los años, nos hemos dado cuenta de lo tóxicos que eran.

Y por otro lado, también hay gente que sí sabe que está teniendo una relación tóxica con alguien pero no quiere cambiar esa situación. Si no sabes si tienes o no tienes personas tóxicas a tu alrededor, pregúntate con quién te sientes menospreciado o ninguneado, alguien que disminuye tu valía. La definición “tóxico” viene precisamente  de eso, de alguien que envenena nuestro estado de ánimo y nuestra alma con el mero hecho de estar cerca. Alguien tóxico es alguien dañino para tu salud.

¿Qué te están aportando esas relaciones?

Hay personas que mantienen relaciones tóxicas y continúan haciéndolo con el tiempo, incluso sabiendo lo perjudiciales que son para su salud. El problema viene cuando quieren cambiar su situación, que muchas veces el daño es tan grande que cuesta muchísimo recuperarse y volver a recuperar una autoestima saludable.

No permitas que llegue a tanto. Si detectas, de cualquier forma, una relación que te está intoxicando, dile adiós. Es una gran mentira pensar que esa persona cambiará o que tú harás que cambie. Cuanto más tiempo pase será peor para ti y posiblemente también para la otra persona. Habrás creado un vínculo que será doloroso romper. El duelo puede llegar a ser traumático para ambos.

Detecta las relaciones y personas tóxicas

“¿Así me pagas todo lo que yo he hecho por ti?”

“Te quiero tanto que no sé lo que haría si me dejases”

“El que te quiere te aporrea”

“Quien bien te quiere, te hará llorar”

No te dejes engañar por muy adornadas que sean sus frases: nada puede ocultar la verdad. Esas personas te quieren hacer daño y lo acabarán consiguiendo si les dejas.

¿Qué te aportan estas relaciones?

1.Imagínate una balanza.

Pon en un lado todo lo bueno que tienes y todo lo que ganas con esa relación. Busca bien, seguro que hay cosas muy buenas, estoy segura. Ahora en el otro lado, pon todo lo malo que tienes y lo que pierdes con esa relación. Igual que antes, busca bien y dedícate tiempo para poner sobre la balanza toda la situación. Ahora: ¿Qué lado de la balanza pesa más?

2.Haz una lista de pros y contras.

Puedes emplear todo el tiempo del mundo en recordar lo que tienes que poner en cada lado de la lista, no lo hagas con prisa. Permítete tu tiempo y deja pasar días incluso. En cuanto creas que tienes toda la lista de pros y contras hecha, toma una decisión: ¿Qué decides hacer ahora que sabes todo esto?

3.Refuerza tu decisión emocionalmente.

Para terminar con una relación se necesita de mucho valor. Pues para hacerlo con una tóxica, necesitas más aún, porque esa persona te puede chantajear, manipular o hacerte sentir mal con tu decisión. Al final es posible que flaquées y tu voluntad se desvanezca. Por eso es fundamental subir esa emoción al máximo, para poder comunicarle tu decisión de una manera firme y sin titubear.

4. Permanece firme. Si es necesario, pide ayuda.

Si la decisión de terminar con la relación tóxica está fundada y pensada (cosa que hemos hecho en los pasos anteriores),  simplemente tendrás que permanecer firme y dejar que pase el tiempo. Si ves que flaquea tu postura, acude a un amigo o familiar y cuéntale tu situación, es posible que su opinión te ayude a  seguir adelante con tu decisión. Llegado el caso puedes acudir a un profesional si necesitas un apoyo más profundo.

¿Dónde estás y dónde quieres estar?

Mirar al futuro puede ayudarte en situaciones llenas de tóxicos. Piénsate bien qué quieres hacer con tu vida, dónde quieres estar, cuál es tu meta, etc. Las personas nos guiamos por objetivos, nos motiva tener metas que conseguir, es lo que nos hace movernos cada día.  Entonces, ¿Dónde te imaginas en el futuro?

Pregúntatelo y medita bien la respuesta, estas preguntas son mejor dejarlas cocinar a fuego lento.

Ahora que tienes una visión de tu futuro, una motivación, piensa qué sitio tienen las relaciones tóxicas que tienes actualmente en ese futuro deseado. Es posible que no tengan sitio o que directamente no hayas pensado en ellas. O incluso has pensado que si sigues con esas peronas tóxicas no llegarás a ese futuro soñado, ya sea porque te impiden, con sus acciones diarias, que logres tu meta.

Piensa bien si tu futuro te atrae lo suficiente como para luchar por él. Si la respuesta es sí, entonces es el momento de deshacerte de las relaciones que te intoxican y que te impiden lograr tus sueños.


Cambia lo que no te lleve a tu meta

El cambio es bueno, es sinónimo de crecimiento. Y ese cambio tiene que salir de ti porque de esta manera, cueste lo que cueste, siempre serás tú quien ha decidido ese camino. Porque puede ser duro, puede ser difícil, pero si estás convencido de que quieres llegar al final, conseguirás esa vida que sueñas, esa vida que mereces. 

Sólo tenemos una vida. ¿Vas a malgastar tus horas y tus días con relaciones que te están haciendo daño?

Diles adiós, para siempre. Termina con esa etapa, cierra ese capítulo de tu vida.

Lo más seguro es que las relaciones y personas tóxicas te hayan dejado en tu zona de confort. No las quieres pero no sabrías qué hacer sin ellas. O quizá te da miedo volver a caer en más relaciones del estilo.  

Todo tóxico tiene su remedio que lo combate. ¡Encuéntrala!

Para cada tóxico existe un antídoto que lo contrarresta. La medicina  que combate una relación tóxica es el amor, el cariño y el afecto. Siempre hay personas a tu lado que te apoyan y que te quieren sin pedirte nada a cambio y sin hacerte sentir mal cuando estás con ellas. Apóyate en estas personas.

Proceso de desintoxicación.

Como cualquier adicción, puedes desintoxicarte poco a poco o de golpe. Si necesitas ayuda en este proceso no dudes en pedir ayuda profesional. Deshacerte de las relaciones tóxicas cuesta, igual que cuesta desengancharse del alcohol o de otras drogas.

No caigas en la zona de confort.

No te dejes llevar por lo cómodo que sería no hacer nada. Pensar eso es una ilusión, es dejarte seducir por los oasis en un desierto. Como se dice, es “pan para hoy y hambre para mañana”. Piensa en que puedes tener una vida más sana y que existen las relaciones saludables que te están esperando. De hecho, mantienes relaciones sanas con otras personas, ¿por qué no conseguir que todas tus relaciones sean saludables?

Tú también puedes.

Los cambios pueden ser difíciles y pueden tardar en llegar, pero si crees en ti todo saldrá bien. Confía en ti y confía en el proceso de cambio: ten clara la vida que quieres conseguir para ti, una vida plena y con relaciones de calidad. Es posible en la medida que tú creas que es posible.

Recuerda que el objetivo final en la vida es ser feliz.

#peronastoxicas

#relacionestoxicas

#relacionesadictivas

LASTEST Articles